Existimos porque alguien piensa en nosotros y no al revés

jueves, 5 de julio de 2018

Nada



Nada es suficiente cuando nada tienes.
Nada es la fuerza que me golpea.
Un sostén invisible desde el que me tambaleo
para saltar o permanecer.

jueves, 14 de mayo de 2015

Desiderium





Éramos fuegos con pretensión a quemarse, 
que la lluvia calmó con intención,
para arder más tarde. 








miércoles, 1 de abril de 2015

Pienso en ti




Pienso en ti, de manera constante,
como si no hubiera mañana...
Pienso en ti y en la posibilidad de
tocarte, no la piel sino el alma...
Pienso en ti, a grandes rasgos,
porque me gustas, porque me encantas...




Heridas





Cuando te han herido tanto,
la propia herida, en su totalidad,
te sirve como protección.




domingo, 10 de agosto de 2014

Una mirada




Una mirada puede arrebatar la cordura,
originando un huracán de deseo.



viernes, 14 de febrero de 2014

(In)estabilidad





Sus pies, rozaban con premura los hilos de su cuerda,
manteniendo el equilibrio a pesar de las tormentas.
Sus brazos,  planeaban con sigilo las ráfagas de su existencia
sosteniendo la armonía a pesar de las turbulencias.
Y sus ojos, esos ojos, guardaban en silencio,
las experiencias que llevaba a cuestas.





jueves, 13 de febrero de 2014

Continuar



A veces, pensaba que sus pasos desaparecían si subía la marea,
porque al bajar ya no estaban...
pero ella en el fondo sabía, que lo importante no era ver o no sus huellas,
sino sentir que avanzaba.


domingo, 20 de octubre de 2013

Me provoca





Me provoca su verso tácito
y la intimidad de su mirada.
El aroma de su cuerpo,
y la vertiente de su espalda.

Me provoca su suspiro
y su melodía sin palabras.
El sentimiento que ha nacido
y la sensibilidad que guarda.

Me provoca su deseo
y la excitación de su alma.
El ardor de sus quejidos
y la improvisación de sus artimañas.

Me provoca a milímetros
y me provoca en la distancia.




viernes, 18 de octubre de 2013

Un verso





Se amaron,
y de la mano,
ellos crearon poesía.

Señales




Parpadean por momentos
a nuestro alrededor,
dejando restos etéreos
a ritmo de la intuición.